viernes, octubre 19, 2007

Correo no enviado

Querida enanita:
Recuerdo que era un día de enero, bueno, noche en realidad, no habia visto a tu madre en años, y cuando la vuelvo a encontrar después de aquella vez que me enseño a fumar, ¡oh sorpresa! Estabas tú, toda dormidita en tu cuna, toda redondita, toda...¡¿blanquita?!, ¿cómo carajos hiciste para sortear los genes maternales? Suerte sin duda, pendejada del destino tal vez, pero ahi estabas, en brazos de morfeo y ahi estaba yo, todo borracho tratando de desvestir a tu progenitora.
Aquella vez fue extraña sin duda, seduje a tu mamá - ¿o ella lo hizo conmigo?-, te llegaste a despertar cuando ya acababa la velada, me di cuenta que tenias los ojos del mismo color de los mios, me mirabas raro, como preguntandote: ¿quien diablos es este huevon que besuquea a mami? Yo trataba de no prestarte mucha atención, por mas adorable que lucias, trataba de evitar darte espacio.
Me pase todo ese año en tu casa, viendo como aprendias a caminar, huyendo despavorido cuando tu madre me pedia ayuda con los pañales, esperando que te durmieras para recrear la escena de tu concepción, mientras tú me seguias mirando raro, escupiendome la comida, balbuceandome papá de vez en cuando, dejandote cargar cuando te resentias con tu mami, separandome de ella por celos, por puros celos porque me prestaba mucha atención, pero ella vive por ti enanita, recuerdalo. Fue por eso mismo que ya no voy más a tu casa, porque tu mami penso en tu futuro, yo no podia dartelo, estaba dispuesto quizas, pero no podia, aún no puedo.
La vez pasada me encontre con ella, conversamos un poquito, para saber como estabamos, cuando le pregunte por ti, me dijo que habias enfermado, me dio un revoltijo en las tripas, me despedí y regrese a casa, tenía que levantarme temprano pero no pegue el ojo en toda la noche, aproveche el siguiente día libre que tuve para ir a verte, te encontré ahí, en esa casa que me acogió todo un año, sanita, grandota. Ya no me miras raro, ya no me reconoces, ahora me saludas con besito porque eso te enseñaron, ahora ya no me dices papá, se lo dices a tu abuelito, ahora te extraño más que nunca.
con amor
andy

1 comentario:

FabuMona dijo...

Este post está bien tierno. Me encantó.