jueves, octubre 18, 2007

11/11

Ya se escuchan pasos cerca de mi cuarto, la luz moradita ya se cuela por mi gruesa cortina, apago el televisor ke me acompaño en la noche - a veces es el radio, depende-, el señor gordo ya deambula por la casa, yo ya me empiezo a kejar de nada, tengo sueño, siempre lo tengo, excepto en las noches, me gusta dormir en la mañana mientras todos se levantan, pero el señor gordo se acerca sigiloso, me toca la nariz, me sacude despacito o me jala el dedo gordo de algun pie, yo kejoso como siempre me revuelco en la cama, como esperando su piedad y me deje dormir, "en la tarde te alcanzo" a veces le digo, y a veces lo acepta, ke rico, el señor gordo me dejó dormir toda la mañana.
Al Ingeniero le gusta llegar temprano, le gusta apurarme mientras me ducho, un poco más y me deja mientras corre al chino super rápido para ke lo deje tempranito en su trabajo, con cara de sueño aún tengo ke alcanzarlo, ke pesado es Ingeniero.
Nunca le converso al señor gordo mientras nos movilizamos, me gusta pensar tonterias y la forma como me veria más chevere, con pelo largo o pelo corto, sin barba o afeitadito, gordo o flaco - flaco pues, obviamente-, mientras él, trankilo, tambien piensa en sus cosas , me mide, se fija si estoy con ganas de conversar y si él no las tiene y yo si, siempre me contesta, gracias por contarme sus cosas señor gordo.
Me toca trabajar con el Ingeniero, tengo ke levantarle las cosas pesadas para ke pueda trabajar y no doblarse la espalda, putea el Ingeniero, has esto, el otro, la conchasumare Ingeniero, lo estoy haciendo!. Se fue después de un rato, me dejo con un operario para ke siga el trabajo, pucha, se doblo la punta, la cagamos, en eso, aparece el Ingeniero, está chueco!, está chueco!, claro ke esta chueco Ingeniero -pienso-, no pense ke me consideraba tan miope Ingeniero, disculpe por olvidar ke traia mis lentes puestos.
A la hora de almorzar siempre me deja pedir, no importa ke este un poco mas caro, la idea es ke coma bien, siempre me deja un poco de su comida y si esta muy rica y no esta dispuesto a dejar me permite picar, gracias por invitarme de su comida señor gordo.
Odio el sonido de la sirena, eso significa hora de almuerzo pero nunca me voy a comer ni bien suena, tengo ke esperar ke el Ingeniero se desocupe, ni modo, el paga mi comida, morire de hambre uno de estos dias y solo sera culpa del Ingeniero, coño Ingeniero, apurese ke me suenan las tripas.
El señor gordo nunca llega a la casa de mal humor, si esta su comida y su televisor todo bien, al contrario, trato de poner la cara de más malo posible -bueno, tengo cara de monse asi ke tengo ke intentarlo-, el señor gordo se rie, juega un poco con la señorita gorda, pide un masajito y se keda inconciente hasta ke el cielo se ponga moradito nuevamente, como me gustaria llegar a casa como usted señor gordo.
Vuelvo a odiar a la sirena, no suenes maldita, ke todo el mundo se va y yo no, yo sigo fuera de mi cama, esperando al Ingeniro ke se le ocurre hacer todo cuando ya no hay gente para ayudarlo, excepto por mi, osea, yo pago pato de las ocurrencias del Ingeniero, maldición Ingeniero, no me chingue la madre ke kiero salir de aca, bueno, si no me hubiera chingado la madre Ingeniero, no estaria escribiendo esto.
Hoy recorde su cumpleaños, falta como un mes todavia, pero conociendome, mientras más se acerke, menos presente voy a tener el día en ke se hace más viejo, por eso mismo, feliz cumpleaños Ingeniero, feliz cumpleaños señor gordo (para el 11/11).
NOTA: todos los contenidos vertidos en este blog no son del todo reales, soy mentiroso recuerden.

1 comentario:

FabuMona dijo...

JA JA JA
Estuvo bueno eso de "no me chingue la madre"
Ya se acerca el cumple del ingeniero así que no la cagues y acuérdate pues!
Por tus pensamientos cuando estás en la combi, compruebo que lamentablemente compartimos los mismos genes, maldita sea!!
Cuando seas más hue...ups! grande, valorarás estos momentos con el gordo como si fueran oro puro, y como no eres tan sonsito (je je), estoy segura que eres conciente de ello.
Ailoviu!