lunes, marzo 24, 2008

Una vez lloré

Del primer llanto que tengo memoria, data desde hace unos diecisiete o dieciocho años, mi mami -en ese tiempo aún la llamaba así-,me habia comprado unos zapatos nuevos, como para fiesta; me peinó entyonces, aún muy temprano, medio dormido, sin entender que sucedía, sin importarme tampoco, salimos del departamento; en sus brazos, con la cabeza apoyada en su hombro, usando mis hasta ahora enormes cachetes como almohada, trataba de conciliar el sueño.
El pequeño no se habia separado de la madre desde su nacimiento, no pasaban distantes mas de una hora, se necesitaban. Con el dolor de su corazón, la madre cargaba al pequeño rumbo a un lugar nuevo, desconocido para el querubin, unos pasos antes de su destino, la madre empezó a hablar, que te portes bien mi niño, que voy a estar cuando salgas, que te vas a divertir mucho, mientras lo llenaba de besos, miles de ellos, se iban a separar por una eternidad, pero una madre tiene que hacer lo que tiene que hacer. El pequeño se sintió extrañado, los ojos de la madre estaban acuosos, recordó de pronto, que los suyos tambien se ponían así cuando algo le dolía, acaso algo le dolía a la madre, acaso la madre estaba triste, se preguntó, no se llegó a responder, cuando tomó conciencia de lo que sucedía, la mdre se alejaba de él, de pie al lado de una desconocida que lo toamba de la mano, que le sonreía sin cesar, intentó gritar, pero un nudo en la garganta se lo impidió, sintió los ojos inundados, esa tristeza que lo invadió solo le dejó decir, mami, no te vayas mami; pero la madre ya se alejaba cada vez más, la desconocida en cambio, lo cargó y sin dejar de sonreirle dijo: bienvenido a tu primer día de clases pequeño.

No hay comentarios: