miércoles, mayo 21, 2008

Aplausos: Crónica del 21 de Mayo



Es impresionante lo mucho que puede atraer el futbol a las masas, hombres, jovenes. Eran las trece con quince cuando apresuraba a mis compañeros para que terminen la exposición, el partido del año empezaba en media hora y no podía perdermelo por nada del mundo, menos por la universidad. Manchester United versus Chelsea F.C. ("la" final), practicamente encaramado en mi asiento apresuraba al chofer cada vez que se demoraba más de un segundo en los paraderos, extrañamente, no era el único, muchachos, jovenes como yo, piteaban con cada parada del bus, algunos hablaban del partido, de los jugadores, apuestas, resultados, habia de todo en ese Chosicano que me dejaría a cinco cuadras de mi casa.


Eran las catorce con treinta, a la pasada podía ver el gol de Frank Lampard, el que empataba la final moscovita, despues me enteré que fue Ronaldito el que adelantó a los de Fergusson.


Muy a pesar de mi declarado hinchaje por el futbol ingles, debo admitir que el actualmente considerado mejor jugador del mundo me llega a la punta de mi masculinidad, Cristiano Ronaldo, jugador de uno de los mejores equipos de Inglaterra (y del mundo, por supuesto), me parece el chiquillo más pedante sobre el gramado mundial. Otra razón es tambien mi a veces exagerada preferencia por el juego práctico y contundente que efectuan los de Stamford Bridge, los blues. ¿Qué quiero decir con esto? Asi es señores, yo le iba al Chelsea.


Llegado a casa, con las catorce y cuarenta y cinco encima, con un bien servido plato de fideos en una mano y el tenedor en la otra, me dispuse a disfrutar del futbol total, el segundo tiempo transcurría con un juego esplendido del Chelsea, me enteraría durante la transmisión que el primer tiempo fue de los rojos, no importa, mi equipo, durante los setenta y cinco minutos que lo vi, no decepcionó.


Eran casi las dieciseis con treinta, mero cálculo porque habia dejado de ver el reloj, cuando vislumbre que en las mentes de jugadores de ambos equipos ya estaban pateando los penales, me resigné a ese sufrimiento, que ese sistema tan simple y lleno de individualidad, ese sistema que nunca define lo hecho por un equipo designe al nuevo campeón de Europa. Grité a rabiar el penal fallado por Ronaldito, mi madre y tia acompañaban mi ansiedad y la transmisión, cuando John Terry falló su penal quice desmayarme en ese instante, un poco más tarde, Nicolas Anelka fallaria ante Edwin van der Saar y daría al Manchester su tercera copa de Europa.


Me queda más que felicitar a un equipo que hizo las cosas demasiado bien durante esta temporada, su título en Premier avala mis palabras, pero siendo sincero, esperaba que este fuera el año de los blues. Gracias por esta final tan emotiva, con Lampard dedicandole gol y correcta definición de penal a su recientemente fallecida madre, con un Drogba expulsado en el suplementario, con un Clarence Seedorf como comentarista para ESPN en español y correctas observaciones, con una final bien jugada por parte de ambas escuadras. Aplausos.

lunes, mayo 12, 2008

El Temblor de todos los días: Cronica del Parkinson

Poco se puede hacer y por terrible que suene, el concepto de Parkinson acarrea otro que nos causa mayor temor: Incurable. Lamentablemente esta enfermedad es misteriosa, poco se conoce de sus orígenes, menos de sus posibles curas, solo se sabe de sus síntomas y de como reducir la gravedad de los mismos. Es un mal que afecta a lo que llamamos sustancia negra en el cerebro, destruyéndose el 70% de los neurotransmisores ahí presentes provocando como todos sabemos el exceso de actividad motora en las extremidades, "los temblores". Algo más, afecta a un 2% de adultos mayores de 60 años, parece muy poco ¿no?, pero cuando lo tenemos de cerca puede tocar las hebras más profundas de nuestra sensibilidad.
Es el día de la madre, ya casi son las doce y decido bajar para saludar a las señoras -inocente apelativo que entre primos decidimos ponerle a las mujeres que habitan la casa-, al cruzar la puerta principal, el olor de plátanos fritos, chorizos y café recién pasado inunda mis tabaquisadas fosas nasales, escucho la típica cháchara aburguesada de mi abuela y sus hijas a la hora de la comida, cuando detecto a un visitante en la sala, con sus ojos bien abiertos y perdidos, entre ese bosque de incómodos muebles y diminutos adornos, entre las fotos y bajo la sombra de las luces apagadas se encontraba José Francisco Alegría Valera, doctor en Ciencias Económicas de la San Marcos, asesor del ministerio de trabajo en la época de Velasco Alvarado, Ex-gerente de Ekasa, padre de tres hijos, con 69 años de vida y hace 14 con diagnóstico de Parkinson. Se había escapado muy temprano de su casa para visitar a su hermana mayor Josefina, mi abuela, y ante esa intranquila soledad me siento a su lado para saludarlo, con las justas puede articular palabra, su lengua ya no responde, ¿ tu mami?, alcanzo a entender, le explico que no demora en bajar a saludar, ¿como estas tío?, me mira fijo y toma temblorosamente mi mano, con los ojos fijos y un esfuerzo máximo me responde: mal.
Según los estudios, con un buen tratamiento los pacientes suelen vivir entre 10 y 15 años una vez diagnosticados, el tío Pepe ya se encuentra en ese limbo, con destellos que nos recuerdan que su brillante mente aún sigue vigente, que no es un liciado, solo esta enfermo. Son las dos de la tarde y la comento como me encuentro, sigo sin conseguir enamorada, la universidad es más difícil de lo que pensaba, que quiero encontrar trabajo, pero en medios de prensa todo es muy sucio, cuando me disponía a seguir quejándome de mi vida el tío me empieza a repetir muchas veces algo que hasta ese momento no lograba deducir, se levanta extendiendo su telúrica mano, como despidiéndose y una vez más me repite ese balbuceo inintelegible, me estresa el hecho de no entenderlo, corro donde su esposa para que me ayude a traducir, ella asume que ya se quiere retirar al verlo parado, entonces empieza el ritual de despedida. Son las dos y media, la esposa desde la puerta de la casa, con el tío Pepe apoyado en ella, se acerca levemente hacia él para escucharlo mejor, se voltea y me dice: "nunca te rindas".

domingo, mayo 04, 2008

Pequeñas confesiones y conclusiones




  • Por el hecho de tener padres de distintas nacionalidades, me he dado cuenta de que no tengo bandera.

  • No me gustan las despedidas, lloré tanto con la partida de un amigo muy querido que las veces que a alguien más le tocaba marcharse, simplemente desaparecía del mapa.

  • Soy muy llorón en general.

  • Me he dado cuenta que desde siempre me gustan las chicas de tez morena, no hay nada que pueda hacer al respecto.

  • Me preocupa el hecho de no querer lo suficiente a mi hermana.

  • Las mujeres con cualquier compromiso de por medio son abismalmente mucho más interesantes que las solteras.

  • Todos mis amigos están empezando a ser padres, debí serlo años atrás.

  • Nadie debería acariciarme la espalda, me vuelve un violador en potencia.

  • Prefiero sufrir porque el Colo-Colo no pasó de ronda en la Libertadores por culpa de un gol, que arañarme por el simple hecho que los equipos peruanos ya están eliminados antes de que empiece la Copa.

  • El fútbol ingles es lo máximo, deberían darles un premio por jugar tan bacan.

  • Creo fervientemente que este 21 de Mayo los "blues" alzarán la "orejona", Pizarro lo mirara desde la tribuna con su cara de huevón, y yo, yo seré muy feliz.

  • Cuando mueran todos los cantantes de "reggaeton" el mundo será un lugar mucho mejor para vivir.

  • Una vez pensé que me había dislocado la cadera, es que los brios de aquella muchacha eran incontenibles.

  • La soledad es el factor más importante para la reflexión, por eso los grandes pensadores de la historia eran, son y serán una sarta de nerds sin amigos.

  • No tengo enamorada poco más de dos años, sinceramente me estoy empezando a preocupar.

  • Debería tener mayor consideración por las chicas con las que salgo, es por eso que ninguna se convierte en la oficial.

  • En realidad ya estoy preocupado.

  • Soy un eterno romántico, ojalá no muera en este mundo tan plástico antes de ser buen padre, buen hijo, buen hermano, buen amigo y buen escritor