domingo, septiembre 06, 2009

Escribir con Flojera


Flojera. Según la real academia se trata de debilidad o cansancio, pereza, negligencia o descuido. Con esta última me quedo, “descuido”. Con esta palabra se resume todo. La flojera es mi novia fiel y tenemos un hijo con ese nombre.

Todas las mañanas despierto y ahí está, conmigo en la cama, abrazándome. Pide que me quede con ella a dormir un ratito más. Le hago caso, siempre obedezco, soy suyo y ella es mía. Mi flojera forever and ever. Me acompaña a la ducha y me acurruca con el agua caliente –hasta en verano-, me acicala con paciencia, con ternura. Me viste con amor, escoge mi ropa –o sea, cualquier prenda que por ahí asome-, me da un guiño cómplice, siempre estoy perfecto para ella.

La gran tragedia de ser flojo no es que dejes de hacer cosas o que las hagas con desgano, si no más bien, se trata de la cantidad de recomendaciones que te da la gente. Que tienes que hacer esto y el otro, que necesitas disciplina, que necesitas organización. Como quieran, desde que recuerdo soy así, un pusilánime. Nunca tuve esa sensación de que a la vida hay que sacarle el jugo, porque la vida te da lo que se le pegue la reputada gana, porque la vida también es una floja, como yo, como tú, como todos los que se encaletan bajo una rutina sistemática.

Y como soy flojo, pues me gusta escribir sobre la vida, sobre lo reputa que puede llegar a ser, sobre lo sobrevaluada que está la floja existencia. La flojera es parte de uno – Como quisiera quedarme todo el día en la cama, profesa cualquiera-, parte del mundo; aceptarla es opcional, vivir con ella es obligatorio. Es por eso que escribo con flojera, porque es la única compañía que permito en mis ratos privados, de monólogos internos y reflexiones salpicadas de amargura.

Escribo con flojera porque no espero nada de mis textos. Mis textos someros e intrascendentes que poco dicen y mucho se extienden. Mis textos que se perderán en el tiempo como una pitada de cigarro en el viento.

Escribo con flojera pues es mi única compañía y el descuido, nuestro hijo. Escribo con flojera esperando que algún pusilánime me lea y piense que todo lo que escribo está bien, que lo piense y que yo nunca me entere. Un pobre diablo que sepa que todo en este mundo está mal, porque al mundo le dio la pendeja gana de ser así. Escribo con flojera porque no hay nada más rico que dormir en este mundo, y si pudiera dormir y escribir al mismo tiempo, eso sería la felicidad perfecta.


Escribo con flojera porque soy flojo, porque nunca tengo ganas de nada, porque nada más tengo que hacer que escribir. Escribir con flojera.

¿Es la flojera uno de los males de la humanidad? No. La humanidad misma lo es.

10 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

Yo también soy flojo,
escribo para no tener que guardar nada en mi mente.

poetalario dijo...

qué flojera comentar!... csm..qué flojera!...

santiagoMdc dijo...

tmr... me das más flojera de la que ya tengo tio y tengo que seguir leendo. zZzZzZzZz

digler dijo...

parece que la flojera es una mujer de muchos amantes...

Fiore dijo...

La flojera muchas veces te engatuza, te coquetea y te hace caer en sus brazos, lo malo es estar quedarse con ella todo el tiempo, de cuando en vez no es malo...

bsos de esposa primeriza y Recién casada

FabuMona dijo...

Aaaooooooohhm!!

Anónimo dijo...

carajo ya me dio flojera de dejarte un comentario jajaj no importa aun con tod la flojera del mundo jamas dejare de leer tus pavadas , me encantan besos
(entonces soy pusilanime tambien porq te crei )
LAURA...

Anthony dijo...

Leer esto me dio pereza y mucha flojera jaja

Si la humanidad es el mal entonces la flojera se salva.

Anthony

Adictha_paranoica dijo...

hoooola
me gusto muxo lo que escribiste,
bueno chao

la pequeña candi dijo...

Yo también soy vaga, y últimamente estoy muy, muy floja... Me da pereza escribir, leer, comer...
Te entiendo perfectamente.
Un beso!