lunes, febrero 15, 2010

Manolo Uno


Sabía que volverías, dijo con una sonrisa blanca. Acomoda con delicadeza el bultito de mantas que tiene en los brazos. Juan regresó a Guarango, un pueblo en Tumbes, a una hora de Ecuador. En una mano tiene un ramillete de flores recién arrancadas en el jardín, en la otra tiene su maleta de viajero dudoso. No tiene idea si se quedará un tiempo: un día, una semana, o si se quedará en realidad. Amapola se acerca extendiéndole el bultito que carga con cuidado, no es otra cosa que su hija recién nacida. Una semana, el cálculo le falló por siete días exactos. Juan decidió vender todo lo que buenamente había ganado en sus años como profesional cuando tuvo la certeza, el presentimiento, que la mujer que abandonó pronto daría a luz. Amapola fue paciente. De alguna extraña manera, en medio de su fugaz amorío, pudo conocer el interior remendado del padre de su hija. Como dijo, sabía que volvería.


Manolo revisa una y otra vez las fotos de su última amante. Aprovecha la oportunidad de ser un anónimo visitante a través de su cuenta de MySpace. La verdad, llamarla amante le suena algo pretencioso de su parte, en realidad la comprometida era ella y no al revés. Mira con envidia cada foto que tienen con el muy bastardo de su novio cuando un correo llega a su bandeja. Su psicólogo de siempre da señales de vida después de meses de haber viajado. Es una respuesta a las múltiples llamadas de auxilio que le envió Manolo en las últimas semanas, tiene en el pecho esa sensación conocida de querer arrancarse todo lo que haya dentro.


No desespere, comandante. Decía Juan y entiende que es toda la ayuda que le puede ofrecer, una mera frase de ánimo. Carajo, reniega Manolo, reniega del poco dinero que tiene, que no le alcanza ni para comprarse dos de esas pastillas que le arreglaban el corazón y corroían su estómago. Tienes razón, decía también, es de puta madre, en clara alusión a su hija Clavel. Carajo, reniega otra vez, su hígado está destrozado, otra vez, para variar. No hace mucho, realizó su manyadito acto de desaparición, es decir, no celular, no Messenger, no frecuentar amigos en común, no ni mierda. Que ella lo disculpe, pues, él no quiere joder a nadie, por más bastardo que sea. Manolo no ha desesperado durante mucho tiempo, pero ante tanta ausencia, ante tanta pesadumbre, Que Juan me la chupe, yo quiero mis pastillas.

5 comentarios:

Javier dijo...

wow...

Fiore dijo...

lo mismo que Javier

!!

:S

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Elmo Nofeo dijo...

1.- Juan un bruto y cobarde, ¿cómo no va a saber si quedarse?

2.- Manolo un perdedor. Si no se es correspondido no tiene sentido luchar por amor.

3.- Manolo, un hombre.

Banesa Morales dijo...

interesante...felicidades.

Anónimo dijo...

Hola
Mi nombre es Fernando, acabo de ver su web y me surgió el interés de que su sitio aparezca en nuestra web http://www.abaestudio.com dentro del directorio en http://www.abaestudio.com/directorio-seo/, dado que considero que su web tiene muy buena calidad y sería un placer para nosotros contar con su sitio. La inclusión es totalmente gratis, solo pediríamos que pusiera un link en su web. Pueden incluir el link que pongo a continuación, creo que se adapta perfectamente a su web

Texto: magnets, magnet

Link: http://www.aiman-gz.com


Si acepta la propuesta envíeme el titulo, link y descripción que les interesan que aparezca en el directorio a este mail fernando@abaestudio.com y lo publicaremos de inmediato

Desde ya muchas gracias y felicitaciones por su sitio está excelente


Un saludo
Fernando